divendres, 8 agost de 2014

Los cumpleaños que llaman a la puerta

Porqué la gente se emociona tanto cuando llega su cumpleaños no lo acabo de entender, ya que parece tonto ponerse contento con unas simples frases de cumpleaños graciosas que a veces no conllevan nada más que temor y dilación de las cosas verdaderas, que muchas veces son porque hace tanto tiempo que no se mantienen ningún tipo de comunicación con la persona, es una duda habitual pensar en esto, ya que en el fondo deja de lado muchas cosas diferentes que ahora mismo tenemos por la cabeza y que nos pueden ayudar a ir hacia adelante si tenemos en cuenta todas esas cosas buenas que van y viene y que no deberían concernir más a las personas que tenemos por delante, porque en el fondo tenemos toda la estructura necesaria como para conseguir aquello que queremos en esas felicitaciones y frases de cumpleaños vacías por la mente de las personas extrañas y alejadas de nuestra existencia que hacen que todo vaya mejor que antes, y eso es un precioso valor de la desinformación que vivimos en la actualidad por culpa de todo esto ahora mismo.

Una cosa de un cumpleaños

Llega un momento en esta existencia que las cosas tienen algo menos de perspectiva de lo que parece, es en ese momento cuando las cosas que hasta ahora no tenían del todo sentido comienzan a tenerlo y a generar la ilusión necesaria como para conseguir que todo lo que antes no acababa de crecer tenga mucho más genio ahora, y que por tanto lo que debería ser también tenga una buena acogida entre todos aquellos que ahora tenemos por aquí y por allí sin más, por eso, es del todo necesario que pensemos en aquellos elementos que tenemos ante nosotros de los cumpleaños, porque es un momento mucho más profundo de lo que pensamos, algo que parece una tontería pero que genera gran ilusión y compasión entre las personas, ellos y sus felices cumpleaños que cantan despojados de todo tipo de sintonía y de harmonía porque ya no saben ni que están compitiendo y haciendo en estos momentos de penumbra en los corazones y que parece que no se vaya a acabar jamás, por eso en cierta manera los cumpleaños son momentos de cierta alegría y jolgorio colectivo que nos ayudan a ir más allá de lo que ahora mismo pensamos, y que sin duda genera una buena formación de cosas.